martes, 15 de enero de 2019

CANTO A MI VULVA SANGRANTE



Le canto a mi vulva sangrante
A mis labios mayores
Apretando los dientes
Para romper el mutismo
De la noche oscura. A mi maternidad natural
Sin hijos
A la réplica pequeña de mi voz
Como monigote de circo
Cantando en  la tribuna
Siempre ajena
Siempre ronca.
Canto a la preñez de mis caderas
Redondeando momentos
En pos de aprobación.
A este cuerpo
Donde masturba con avaricia y
Ansia de dominio
El líquido viscoso
De unas ansias de poder.
Entono mi canto a ti, mujer,
Mujer que pares.
Mujer que lames.
Mujer que sueñas.
Que callas y que gritas
Mujer que juegas con muñecas
Mujer muñeca.
Canto con el canto
Que ahora se hace grito
Canto porque cantan todas
Porque callan
Porque todas dicen
Porque todas lloran
Por ellas y por mí.

Hombre, por ti, yo canto
Ya no me mates más
Ya no me ganes más
Ya no me temas más
Ya no me consideres
No me consueles más de tetas hacia abajo
Desnúdame de tetas hacia arriba
Penetra despacio por mi córtex cerebral
Quiero mi voz en tu silencio respetuoso
Mi placer al nivel de tu placer
Nuestra cama tejida por tus manos
Y quiero mi café en tu taza de café
Mientras termino un crucigrama
O le rompo a la tarde del cansancio
La jornada
Y tus labios carnosos
Lamen con suavidad.

Te canto. Mujer.
Para que tú me cantes. Compañera.
Para que no me rompas.
Para que no te rompas.
Para que juntas cantemos
Nuestro canto de amor
Y de igualdad.
Porque podemos todas.
Porque queremos todas.
Porque querremos todas.
Porque podremos todas.
Unidas insumisas exigir igualdad

Que no es cuestión de sexos
El trabajo
La justicia
El intelecto
El intelecto... la duda... la razón...
Una idea
Un universo
La máquina
La escoba
La fregona
El fútbol
La pelota
El ajedrez
La presidencia
La casa
La comida
Los niños
El hombre
La mujer

Y me canto, mujer,
Con mi suave murmurio
-no flaqueza-
Para que quede clara
Contra todo pronóstico
La sempiterna igualdad
Del hombre y la mujer.

Que al final del camino
Mujeres somos todas
Hombres también.

2 comentarios: